RSS

Hello darkness my old friend.

12 Sep

Escribir o escribirte, esta vez no va a hacer la diferencia, lo sé. Pasó un buen rato desde la última vez, ya casi no recuerdo las razones por las que vine a este lugar, ya casi no recuerdo si logré salir vivo o no; pero acá estoy, mintiéndome, mintiéndote, diciendo que voy a retomar un hábito abandonado, lo único en lo que soy bueno: las palabras.

La verdad es que el silencio se está llevando mi energía —y mi vida— más rápido de lo que podría haber imaginado; atacó por sorpresa, llegó en un momento totalmente inesperado, se apoderó de la situación y me dejó a la deriva, sin rumbo, sin razones, sin excusas. Descubrí que el “para siempre” no siempre dura una eternidad, sólo es eterno el momento, que al mismo tiempo se vuelve efímero. Todo se borra o, mejor dicho, se esconde debajo de la alfombra, pero una y otra vez recordamos que está ahí cuando nos tropezamos con el bulto. Creí que sería diferente, me dije, y lo fue, lo es, es tan distinto a todo lo anterior que simplemente no se puede ir, no se puede borrar. Ojalá mi cerebro fuera un gran disco rígido capaz de ser formateado para un bien mayor, pero la pregunta es ¿me atrevería a borrarlo y a reinstalar un SO nuevo? no lo creo. Me gustan los recuerdos, son como pequeños fragmentos de vida que sabemos que no vamos a olvidar, es casi como volver en el tiempo cada vez que uno lo necesita, volver a ver esa sonrisa, volver a caminar por Caballito, volver a patinar sobre hielo, volver a besar labios del pasado que dejaron huellas sobre los míos… volver una y otra vez al momento en el que todo comenzó para sentir “eso” que alguna vez fue inefable.

¿Qué hago acá? quisiera saber por qué estoy escribiendo. Tal vez quiero llamar la atención, espero atrapar un recuerdo entre palabras y hacerlo real, espero volver a ver luz entre tanta oscuridad. La luz, la felicidad, faltó durante mucho tiempo y aún hoy muchas sombras se ciernen sobre mí, sobre Ella, sobre vos, las sombras tienen la capacidad de atraernos con tanta facilidad, de hacernos parte de ellas para olvidar todo. El rencor, el resentimiento, la soledad, la bronca, el camino perfecto, su camino, eso que alguna vez pudimos vencer hoy están otra vez entre nosotros marcando un abismo infinito. Yo no soy el mismo de hace un tiempo atrás, el tiempo y las experiencias actuaron sobre mi vida dando como resultado un sujeto totalmente nuevo, yo no soy el mismo que escribió hace dos meses atrás, pero hay sentimientos, pensamientos, deseos que son inalterables por el simple hecho de ser reales. En este momento, desearía no estar haciendo esto, desearía no estar buscando una excusa para atraer la atención de nadie, desearía que nada de lo que pasó hubiese pasado, pero el tiempo no se puede cambiar. Tomamos decisiones, intentamos hacernos fuertes, nos mentimos diciendo que vamos a estar bien, sabemos que no va a ser así; cada día y cada noche, desde entonces, el mundo se tornó un lugar más oscuro para mí. Tomé una decisión pensando que sería lo mejor, estaba seguro de eso en ese momento, hoy no, pero fue lo que me salió. Hoy ya no hay vuelta atrás, volver a las sombras puede ser un camino de ida, más aún después de haber dejado todo en el camino.

Palabras sin un orden, el caos es el fiel reflejo del presente. No hay orden sin un caos.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 12, 2012 en My mind

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: