RSS

Deconstrucción humana

03 Mar

 

A menudo, durante los momentos de mayor soledad, nos damos cuenta de muchas cosas que suceden a nuestro alrededor, de cosas  que son imposibles de notar en el común fluír de las horas. No es casualidad que los mayores descubrimientos de la humanidad hayan tenido lugar en la soledad de un laboratorio, de un estudio, de una morgue e inclusive de una cocina.

Hace poco tiempo me encontré parado sobre varias toneladas de metal, vidrio, plástico, etc etc, en medio del mar y descubrí la verdadera naturaleza de la soledad. Detrás de la cortina oscura que me envolvía, me dí cuenta de que la palabra “soledad” es el mayor engaño de la historia, allí es donde uno se encuentra en compañía con el mundo, con el Todo —ojo que no hablo de dioses ni cosas por el estilo, esos quedan para la próxima—. Entonces, la soledad es compañía y por derivación: se puede estar acompañado y solo al mismo tiempo; los ejemplos son muy variopintos pero creo que una salida nocturna a un boliche atiborrado de gente, o un paseo por el parque sin la compañía de otro humano, podrían ilustrar muy bien mis palabras.

Ahora bien, luego de esta breve y vueltera introducción vamos a ir diréctamente al grano: inspirado por las ideas que alcancé estando en altamar, comencé a analizar mi mundo de un modo más objetivo, intentando alejarme de mis propios sentimientos para realmente poder ver lo que me rodeaba. En principio, el resultado fue un fracaso absoluto, supongo que desprenderse de uno mismo y de su ideología es, al menos, muy complicado; pero posteriormente me fui dando cuenta de que algo sí estaba cambiando, estaba viendo más allá —como cuando Lion’O gritaba “espada del augurio, déjame ver más allá de lo vidente“, y su visión se perdía en lontananza—. Miradas, gestos, sonrisas y la voz de un cercano diciendo “no sé“, como esos “no sés” que esconden un “quizá sé algo, pero no da para decírtelo” o “puede que sepa, pero si te lo digo te vas a mandar una…

Aquellos “no sé” que retumban en mi cabeza junto con la imagen de su sonrisa, los abrazos inocentes, sus miradas simples que le iluminan la cara, son fragmentos que no puedo borrar, trozos de espejos que giran en mi mente reflejando los momentos en slow motion, casi como si de una vieja película se tratase. Más adelante, la cinta está vacía, esperando para ser llenada con éxitos o fracasos, con el resultado de mis acciones futuras. Admito que una parte de mi siente como la cinta se quema rápidamente bajo el influjo del calor del cigarrillo; la otra, por el contrario, junta todos los elementos, elucubra situaciones, formula discursos e imagina respuestas en busca de un final feliz.

La caída del Hombre tiene lugar en el cruce entre esas dos posibilidades, en el instersticio que esconde todos los finales posibles; un fragmento de espacio-tiempo que es incapáz de alcanzar, el 0,000…1% del total. No se puede mirar dentro de él, no se puede tocar, pero su existencia se deja sentir en lo hondo del pecho. “Es un capricho, tenés que buscar más allá” me dijeron  hace un par de horas, y quizá tengan razón, quizá sí sea un capricho, un capricho arbitrario; porque sin saberlo, parte de ella me complementa cada vez que la tengo cerca. La caída se dará a su tiempo, sólo las acciones individuales pueden acelerarla o retrasarla, pero siempre llega. El objeto debe destruirse para que de sus escombros se pueda formar algo nuevo, esa es la base fundamental de la deconstrucción. Con cada fracaso nace un hombre nuevo desde los fragmentos destruídos del anterior, el sujeto se deconstruye social y emocionalmente, y regresa en el mismo envase, pero con toda su  experiencia previa asimilada. La deconstrucción humana es lo más cercano a la resurrección.

“La única diferencia entre el capricho y una pasión eterna es que el capricho es más duradero.” – Oscar Wilde

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 3, 2011 en My mind

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: