RSS

La medida perfecta

17 Ago

Perfección e inexistencia suelen ser las dos caras de una misma moneda, lo perfecto no existe porque todo en la naturaleza tiene al menos una falla. Algo es increíble, pero increíble no remite a perfecto, sino a maravilloso, a descomunal, a impresionante, a fantástico. Algo, al mismo tiempo, es único y lo es porque no hay dos de su especie, pero si muchísimos modelos similares. La pregunta es: ¿cuáles son las posibilidades de encontrar uno de esos modelos, pero que también contenga algo de perfecto, algo de maravilloso y algo de fantástico?

La respuesta, claro está, no viene implícita en el sujeto hasta que este se encuentra cara a cara con ella. En ese caso, la respuesta es un golpe directo a la cara de aquél que en su implacable búsqueda de su Grial finalmente ha dado con él en un imprevisto. La vida es, como he dicho muchas veces, una concatenación de imprevistos, se ha demostrado que mientras más organizado tengamos nuestro futuro en base a nuestro presente —y/o pasado—, menos razones hay para que dichos planes se cumplan. Uno puede tener una vaga idea de lo que quiere, de lo que sabe o de lo que espera, pero no va a lograr jamás que esos sueños se coindicen diréctamente con su accionar sobre el Destino. Call it Destiny, call it life, at the end both are the same.

Entonces, si no podemos aplicar nuestros deseos sobre el tirano Destino, si no podemos tener eso que con tanto aínco buscamos durante nuestros paseos oníricos, deberíamos rendirnos y ni siquiera intentarlo. Algunos lo hacen, y para esos el final es tan vacío como su propia búsqueda; aquél que abandona el camino hacia el deseo sin siquiera caminarlo no tiene más remedio que dejar que la vida pase a su lado. Sin embargo, para aquellos que han buscado, o por lo menos esperado algo, tarde o temprano obtienen su beneficio a la vuelta de la esquina, en la mesa de un bar o en el propio comedor de su casa. Puede no ser igual a como lo imaginaste, puede ser una de esas tantas copias que dan vuelta por el universo esperando a que su polo magnético haga contacto con el tuyo e inesperadamente se atraigan, pero te puedo asegurar que sera igual de maravilloso, fantástico y único.

La medida perfecta se da entre la espera, el deseo y la aceptación. Lo perfecto y lo inexistente se funden entre esas tres características, y si el buscador es un actor paciente, tarde o temprano encontrará ese objeto de deseo materializado frente a sus ojos. Los cambios en el modelo solo serán exteriores, pero en el interior hallará todo lo que siempre buscó. A fin de cuentas, engañar a la vista no será muy difícil.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 17, 2010 en Delirio Suburbano

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: