RSS

Lost: una semana después

02 Jun

Tardío, muy tardío, se proclama este review sobre la red, pero no tuve más alternativa; creo que recién hoy puedo terminar de digerir la idea de que Lost no va a estar más en mi pantalla —ni en la de nadie más. Lo que viene a continuación no es ni más ni menos que un breve repaso de estas seis temporadas que marcaron una época. Asi que, a escribir se ha dicho:

Numbers. Pasaron seis años desde que los primeros dígitos de la llamada “Ecuación Valenzetti” apareció en pantalla. Era Hugo quien sostenía el boleto de lotería en su mano con los dígitos que le arruinaron la vida. A lo largo de toda la serie esta secuencia de números se convirtió en uno de los secretos más grandes, cada vez que algo malo sucedía los números estaban ahí. Damon Lindelof, cuando comenzó la sexta temporada sostuvo que si los seguidores esperaban que el secreto fuera revelado entonces, el final no les iba a agradar. Los número jamás se develaron y la última vez que los vimos fue en “Everybody loves Hugo”. Cúantos habrán intentado jugar a la Quiniela con esos números.

·

Man of Science, Man of Faith. La escotilla, DHARMA, Desmond, el oso polar, la nube, Eko, los fantasmas, los susurros, los sobrevivientes, la estatua, el templo y los viajes en el tiempo. Es innegable, y el último capítulo lo confirma, que Lost se sostuvo sobre dos enormes pilares: la ciencia y la fe. Por un lado estan Dharma y Widmore, quienes buscaban fervientemente el modo de controlar las bolsas de energía de la isla, los primeros, y de liderarla, el segundo. Dharma intentaba, desde la isla, buscar la forma de modificar la ecuación de Valenzetti, la llamada “ecuación del fin del mundo”. Pero a esta idea de un final, de una mortandad propia del Ser humano se contrapone la inmortalidad de Jacob y la atemporalidad de la isla. La isla misma es un punto de creencia que va más allá del entendimiento humano. Muchísimas veces escuchamos “la isla aún no ha acabado contigo”, pero sólo al final del último capítulo —en esa charla entre Jack y su padre— entendimos lo que quería decir: la isla es un lugar de redención, hasta que el sujeto no logra redimir sus culpas y pecados, la isla no lo suelta. Piensen en retrospectiva, todos y cada uno de los sobrevivientes tenían algo que terminar o algo que superar. Y, una vez que esto sucediera se abrirían las puertas para continuar su camino. La realidad alternativa, al final, terminó funcionando como ese purgatorio que todos pensamos sería la isla, un período de transición entre una vida y la siguiente. Creer o reventar.

·

Left Behind. La escena final con Jack acostado en el mismo lugar del comienzo de la serie abre, claramente, todo un espectro de significados. Pero el más claro es la circularidad. Ese último plano secuencia —como díria Deleuze— nos invita a volver a mirar la serie en busca de todas esas respuestas que quedaron sin responder; es el punta pié que, momentos antes, inició Christian al abrir las puertas de la iglesia en la realidad alternativa. La sexta temporada estuvo llena de flashbacks encubiertos y minada de frases ya dichas. Juro que aplaudí a los escritores cuando terminó porque, más allá de que el final fue muy bueno, ese último acto de invitar, indirectamente, a mirar nuevamente la serie en busca de respuestas fue un muy buen trabajo.

·

The Shape of Things to Come. Si hay algo para rescatar de la serie es la intriga que los escritores lograron darle a lo largo de sus 121 capítulos; ni siquiera en el final sabíamos qué esperar —aunque lo intuíamos—. Con todas las personas con las que hablé sobre la serie, no asiduos fanáticos sino seguidores esporádicos, me contestaron lo mismo: “¿no entiendo nada, por qué Charlie está vivo si murió ahogado?” o “¿Que hacen con los de Dharma, esos no estaban muertos?”. Inclusive para los que la seguíamos, por momentos parecía un capítulo sacado de un bols lleno de otros capítulos, inconexo y sin sentido, pero, en lo más profundo del mismo, siempre había una ligazón con la historia en general. Nadie podía avecinar lo que se venía en el capítulo siguiente; los cheats “marco” y “polo” no servían acá para disipar la niebla como si lo hacían en el “Age of Empires”.

·

Follow the Leader. Durante toda la primera temporada me hice la misma pregunta ¿Quién es el personaje principal?. Pero recién en la segunda temporada me di cuenta de que me estaba equivocando de interrogante, el sujeto no era singular sino plural: “quiénes”. Lost utilizó el método de los múltimples personajes principales y funcionó muy bien a diferencia de otras series que al intentar ponerlo en práctica fracasaron —entiéndase Heroes—. Aquí, cada historia contada, cada personaje absolutamente relevante, tenía un pasado, un presente y un futuro muy bien logrados, cerrados y coherentes. Y, si bien desde el comienzo sabíamos que Jack tendría un papel relevante en la historia, en el final no sobresalió como personaje principal pese a que se reivindicó en su lugar de protagonista querido por el público.

A lo largo de toda la quinta temporada, Jack se convitió en el personaje más detestado por la masa de televidentes y alzó a Sawyer por sobre el resto a partir del capítulo “La Fleur”. Pero, como bien dije, a lo largo de la sexta temporada supo ganarse nuevamente el afecto de los seguidores al no mandarse tantas cagadas y premanecer a un costado. Se convirtió en el sucesor de Jacob y entregó el mando a Hugo, quizá quien debía merecerlo realmente. En fin, nunca hubo un único personaje principal, la pluralidad de voces reinó sobre la isla capítulo tras capítulo, todos tuvieron su momento de gloria, pero ninguno se llevó el unánime primer puesto. Extrañaremos a Kate en sus eternas ropas de náufrago.

·

The End. Todo llega a su fin y Lost no fue la excepción. Sin embargo, como un buen clásico, perdurará en la memoria de quienes quedamos atrapados en sus redes. Hablamos de un final que para la serie no fue más que un cierre momentáneo, buscaba mostrarnos una parte de la vida y lo hizo muy bien, pero muchísimas cosas quedaron en el tintero —aunque nadie desea una continuación o un remake de la serie—. Nos quedamos con muchos momentos memorables que dificilmente se borren, entre ellos la escena final del ojo de Jack dando cierre a todo lo vivido, cada cual sabrá cual  y por qué es su favorito. Y, en respuesta a la pregunta retórica de Corvino en su blog cierro este review con mi escena favorita: final de la primera temporada, capítulo “Exodus Part II”, la cámara mirando hacia el cielo ubicada en la boca de la escotilla abierta, Jack y John aparecen en el plano y la cámara escapa hacia el interior sin perderlos de vista; pantalla negra, fin del capítulo.


Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 2, 2010 en Reseñas, Un poco de TV

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: