RSS

Long live rock and roll

16 May

·

Hoy es un día triste.

El reloj marcaba las 16 hs cuando, por casualidad, me enteré que una leyenda de la música nos había abandonado para empreder su viaje a la eternidad.

Después de una intensa batalla que duró meses, su brillante espada se rompió en un último golpe y lo dejó desarmado frente a la gélida figura contra la que se enfrentaba; el tiempo se detuvo súbitamente, el sonido se apagó y el sol comenzó a caer por debajo del horizonte. El terreno empezó a latir como si millones de personas saltaran al compás de un grito de batalla, se abrió en dos y, desde sus entrañas, se levantó una enorme escalera, una “escalera al cielo“.

Nuestro héroe ascendió dejando todo un mundo a sus espaldas, quiso volver pero algo le impedía mirar hacia atrás. El sonido regresó para dejar oír un clamor constante, una única voz masiva que llamaba por su nombre; él sabía que no estaba solo, sabía que había dejado algo sobre la tierra: su música. Ronnie James Dio desapareció entre las nubes con una sonrisa en el rostro y, acto seguido, un arcoiris apareció en el cielo para iluminar la oscura noche terrestre. Allí estaba, era “sólo un arcoiris en la oscuridad

·

·

No era mi amigo y nunca hablé con él, pero hoy siento como si lo conociera de toda la vida. No fue con él con quien conocí el metal, pero sí fue un gran compañero para mí, jamás voy a olvidar la primera vez que lo escuché: sonaba “Holy Diver” en la radio un sábado por la tarde. Su voz tan particular para el género se convirtió en un hito y él, pequeño inglés, en un brillante guerrero.

En su inagotable carrera pasó por muchísimas bandas, influenció a un sin número de artistas y se consagró como el padre de “los cuernitos“, símbolo del metal. Ronnie Dio, tocó junto a Ritchie Blackmore en Rainbow, dió sus primeros pasos hacia la inmortalidad junto con este grande en las tierras inglesas para luego ingresar a un territorio más oscuro en el que también resaltaría: Black Sabbath. Ocupó, durante la década del ’70, el lugar que había dejado el padre del metal, Ozzy Osbourne. Supo cuidar su puesto pero nunca lo igualó asique decidió abandonar la banda para hacer carrera como solista:  “Holy Diver”,  “Dream Evil“, “Look up the wolves” y “Killing the dragon”, entre otros tantos discos maravillosos son de su autoría. Se ganó su lugar, entró y salió varias veces de aquella banda inglesa que lo acogió luego de Rainbow. Pero, finalmente en 2006, cumplió su sueño y formó Heaven and Hell, su propia banda que tomaba el nombre de uno de los temas más significativos de su paso por Black Sabbath.

Hoy, los grandes de la música lo lloran y le agradecen públicamente el haber estado con ellos. Hoy, su esposa publica un mensaje en el sitio oficial diciendo que su corazón se partió en mil pedazos a las 7:45 am cuando su marido abandonó el mundo de los vivos y salió a encontrarse con el Diablo, su mentor. Hoy, miles de fanáticos sienten que algo de sus vidas se ha ido con Dio pese a que nunca  tomaron un café con él, se olvidan de todo lo demás y escuchan sus discos una y otra vez. A partir de hoy, solo un grupo selecto de gente recordará, para toda su vida, que el 16 de Mayo de 2010 Ronnie James Dio perdió su batalla contra el último dragón de su vida, ese que lo quemaba por dentro.

Será hasta que la vida quiera que nos crucemos para que escucharte cantar a capella entre los grandes.Quién se iba a imaginar que te ibas a ir tan pronto.

R.I.P Ronnie


Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 16, 2010 en Música, My mind

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: