RSS

The return of the Dark Knight

29 Dic

Cuántos años pasaron desde la última vez que maneje a Batman en un videojuego, la verdad es que, si me pongo a pensar, creo que no podría determinar una fecha exacta. Tengo algunos recuerdos de haberme introducido en Ciudad Gótica para golpear al Joker hasta el hartazgo sobre una montaña rusa, dentro de la casa de la risa o en las mismísimas calles de la ciudad. Pero fue hace mucho, el Sega estaba de moda.

Debo admitirlo, de todos los personajes del universo de DC, Batman es mi favorito. Sí, es un tipo común, no tiene poderes, puede morir (lo demostró en la última saga que protagonizó), sus enemigos son locos, asesinos y maniático; nada de Kriptonianos, Krullianos, criaturas extraterrestres que te partirían la cabeza de un solo golpe (como le pasa a Superman), ni cosas raras. Batman está tan loco como sus enemigos, -“no somos tan diferentes Bats“- le dijo el Joker en “La broma asesina“. Y tenía razón, ¿a qué persona cuerda se le ocurriría andar vestido como un murciélago?

Batman siempre me fascinó, siempre quise ser Bruce Wayne, tener mi capa, un escondite secreto en una cueva, muchas armas, ganchos, boomerangs y, por sobre todo, la tecnología. La baticueva es un lugar de ensueño, “Batman es un científico“, dijo Homero, es cierto, lo es; es un científico, un filántropo, un experto en artes marciales, un humano. Pero en fin, todo esto no va al caso de lo que hoy quiero tratar, creo que debería comenzar.

Hace pocos días, creo que no más de cuatro, un amigo me trajo a casa el nuevo juego del Caballero de la noche: “Batman: Arkham Asylum“. Un juego que, a primera vista, uno cataloga como “aporrea botones”, osea, un juego que se resuelve solo dándole click al mouse hasta el cansancio para matar a todo lo que aparece en pantalla. Sin embargo, a los pocos minutos nos damos cuenta cuán equivocados estábamos; aparece el elemento rolero, el juego de aventuras y el espionaje –¡por una vez en la vida estamos usando a Batman como el detective que es!-. El juego me atrapó (aún más que el de Star Wars), una vez que empecé a jugar no lo pude dejar por varias razones: la historia, la ambientación, los enigmas del Acertijo, los sueños del Espantapájaros; tantas cosas. Mejor vamos por partes.

La historia es digna de una saga de cómics o de una película y, si hay algo que tiene de sobra este juego es historia; en todos los sentidos, no solo la historia del juego en sí, sino también todo lo relacionado a Batman, a los lugares que visitamos y a los personajes. Aquél que no sepa nada sobre este superheroe (aunque dudo que exista alguien que no lo conozca), aquí aprenderá mucho sobre él.

El Joker se dejó atrapar por Batman para ir a Arkham, el asilo donde están encerrados los más terribles villanos, una vez allí comenzará la verdadera diversión. Nuestro peor enemigo nos tendió una trampa para hacerse con el control de la isla y ahora es él quien se divierte con nosotros.  Su principal objetivo es crear una toxina, llamada Titan, que le permita crear un ejercito de hombres como Bane, criaturas super desarrolladas muscularmente, seres deformes y muy brutos. Para los que no sepan quien es Bane, si vieron la película “Batman y Robin” lo recordarán, era la masa de músculos que acompañaba a Hiedra Venenosa.  ¿No se acuerdan? Bueno, imaginen ahora un ejército de pequeños Hulks caminando por Ciudad Gótica, gran problema. Lo interesante de esto que… mejor no les cuento el final.

Los enemigos aparecen a montones en las primeras pantallas, ninguno viene armado, no representan ninguna dificultad. Sin embargo, conforme avanzamos nos encontramos con enemigos armados, tanto con cuchillos, bastones eléctricos o armas de fuego, para los que deberemos aplicar otro tipo de tácticas si queremos vencerlos. Aquí aparece el elemento de espionaje al mejor estilo Splinter Cell, las armas de fuego hacen mucho daño, sólo algunos tiros nos separan de la muerte, asique vamos a tener que desempolvar nuestras “batiarmas” para matar a los enemigos sin que se den cuenta que estamos allí.

Pronto la historia nos llevará a encontrarnos (no físicamente) con el Acertijo, quien ha escondido una gran cantidad de enigmas a lo largo y ancho de la isla y nos irá dando pistas para encontrarlos. Si conseguimos los 240 enigmas escucharemos a la policía llegar al escondite de Edward Nigma. Pero claro, para lograr esto vamos a necesitar mucho tiempo de juego, más que nada porque al comienzo hay una gran cantidad de objetos que no podemos conseguir por falta de armas o habilidades. Gracias a él iremos destrabando las biografías de todos los personajes relacionados con Batman: El Pingüino, Gatúbela, el Espantapájaros, Killer Croc, Harley Quinn, Mr. Freeze y hasta al mismo Alfred Pennywood, entre otros tantos que, a menos que seas un seguidor del murciélago, jamás habrás oído hablar de ellos.

Más allá del Acertijo, a quien no vemos nunca pero si oímos, vamos a encontrarnos cara a cara con una multiplicidad de enemigos que, lamentablemente son fáciles de vencer, todos, excepto uno, se vencen del mismo modo. Quizás, es lo único criticable del juego. Comenzaremos con Szaaz, Bane, el Espantapájaros, Killer Croc, Harley Quinn, Hiedra Venenosa y, finalmente, el Joker. Todos guiados por sus propios deseos, pero, al mismo tiempo, todos unidos al proyecto Titan de una u otra forma. El Espantapájaros es el enemigo más destacable por dos razones: su forma de actuar y la diferencia con el resto al momento de enfrentarlo. Tendremos que atravesar los 3 “sueños del Espantapájaros” en los que la realidad se  distorsiona debido al “gas del miedo”, para finalmente vencerlo. En estos tres escenarios controlaremos a un Batman en miniatura que corre hasta la batiseñal intentando esquivar la absoluta visión de su gigantesco enemigo; es lo más parecido a un juego de plataformas y eso suma algunos puntos más al juego en sí.

Nuestro arsenal, por su parte, es bastante variado: tendremos los clásicos Batarangs (bati-boomerangs) que nos permitirán golpear enemigos a distancia o vencer a los “bosses”; el Batclaw (bati-gancho) para colgarnos de lugares muy altos, salientes, techos, etc., que luego se mejorará para poder romper paredes; Explosive Gel (bati-gel explosivo) para volar superficies débiles, crear bombas trampa para enemigos y algun uso más; Cryptographic Secuence, un aparatito electrónico que nos permite abrir puertas electrónicas; el Line Launcher que es un tensor para deslizarse horizontalmente entre dos superficies alejadas; y el Sonic Batarang (Bati Boomerang sónico) utilizado exclusivamente para distraer a nuestros enemigos o incapacitarlos. Como podrán ver, no hay de que quejarse, nuestro “baticinturón” está completo, tenemos todo lo necesario para movernos a través de la isla de Arkham, para golpear a quien se nos ponga delante y para colgarnos de donde queramos.

Historia, jugabilidad, gráficos, todo tiene un nivel digno de aplausos. Un verdadero gamer diría: “Es de Eidos, no se puede esperar menos“. Y tendría razón, esta empresa viene haciendo juegos de este estilo desde hace más de 15 años cuando sacaron el primer Tomb Raider; qué épocas aquellas.  Batman: Akham Asylum es el juego más completo y más atrapante que jugué en los últimos tiempos y creo que van a pasar unos cuantos meses más hasta que encuentre otro de su nivel; quizás hasta que salga la segunda parte de esta increíble aventura.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 29, 2009 en Geek Time, Reseñas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: