RSS

Un escape de la realidad.

23 Dic

No lo puedo negar, hay muchas cosas que me gustan pero son pocas las que realmente disfruto. Una tarde/noche de rol, para mi es impagable; no por el hecho de tirar dados para determinar las acciones de un personaje de ficción sino por muchas razones: el hecho de compartir un rato de delirio [o no] con amigos, los mates, los chistes y las acciones.

Ver actuar a ese alter ego que creaste para que existiera en un mundo de fantasía medieval, en una galaxia muy muy lejana o en la misma Tierra pero en otro tiempo, es algo sumamente entretenido. A veces, puede que la misión que estás jugando no sea de lo mejor, pero vos vas a hacer lo posible para que salga “bien”. Te vas a divertir y eso es lo importante en un juego de rol. Hay personas que lo consideran raro porque no lo entienden, muchos roleros se lo toman como un trabajo, otros solo se dedican a jugar como dice el manual; sea como sea, desde mi punto de vista, es una puerta de ingreso a los mundos fantásticos que la literatura contiene entre dos tapas de cartón.El rol le da vida a tus propias creaciones, te permite vivir una película de Conan, de Star Wars, un cuento de terror, cyberpunk o cualquier cosa que se te ocurra. El rol es un universo per se, pero como todas las cosas tiene un límite.

Recuerdo que cuando empecé a jugar, hace casi 5 años atrás, fue por mero azar, había visto por televisión unos muchachos que jugaban algo que se llamaba “Dungeons & Dragons“, tenían cotas de malla hechas por ellos mismos, espadas y demás. Siempre me gustó el cine, la literatura y los juegos de video; el rol se encarga de fusionar todo en una sola palabra y por eso me atrapó. Comencé a buscar manuales por internet y, mientras lo hacía en un cyber, conocí a alguien que me dió el número de un contacto que me podía enseñar a jugar. Me contacté con él y a los pocos días estaba frente a “20D6“: un grupo de gente con los especímenes más diversos, con edades que, en ese entonces fluctúaban entre los 17 y los 25 años, todos con intereses comunes, todos nos entendíamos cuando hablabamos. El famoso “Dungeons & Dragons” me bautizó en este universo. El primer tiempo me pasaba noches enteras jugando, eran buenos tiempos en los que no había nada por lo que preocuparse. Después todo cambió, llegó la universidad, había menos tiempo para jugar pero siempre había un día a la semana [o cada dos semanas] para distenderse. Me perfeccioné, probé tantos juegos como te podrías imaginar [muchos de ellos ni siquiera tienen manual, son variaciones del grupo con sistemas reales], y hoy, tras 5 años, muchas celdas y unas cuantas muertes, tiro un dado de 10, 100 o 20 caras con la misma emoción que el primer día.

El rol se disfruta, sirve, en mi caso, para distenderse un poco. Es el mejor catalizador para una semana agitada. Pero también es un espacio para compartir con amigos que ves, o no, regularmente; es el momento que tenés para escaparte del mundo real tan solo con unos mates, una gaseosa o agua de por medio. “20D6” ya no existe como entidad, pero, inconscientemente, todos tenemos un poquito de ese grupo dentro. Lo principal es que no somos un grupo de chicos que juegan rol, somos un grupo de amigos que nos juntamos para divertirnos. Eso es el rol.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 23, 2009 en Rol

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: