RSS

Dia 1

12 Dic

15/06/1950

Emprendo mi viaje hacia el norte luego de un reciente descubrimiento arqueológico. Por obra del Destino o simple azar me encontré cara a cara con una pequeña estatuilla de, lo que parecería ser, jade; su tamaño no supera los 10 cm de alto, es opaca pero llamativa y no presenta signos de erosión. La figura que se deja ver en la piedra es sumamente extaña, más aún para esta zona; me pregunto cómo llegó esta pieza hasta el sur argentino siendo que no hay registros de que se haya adorado a dioses del mar en la antigüedad.

Cada vez que la miro, siento un escalofrío que recorre toda mi columna hasta perderse en la base de mi cráneo; la misma sensación que tuve al entrar a la cámara dónde la encontré. Si creyera en Dios y el Diablo diría que éste último fue quien me impulsó a ingresar, nunca en mis treinta años de trabajo, había visto cosa igual. Tan perfectamente tallada, sus paredes tan lisas, ni una grieta, ni un rasguño, el tiempo allí no existía, todo era una sola pieza de ¿piedra?. La estatuilla se eregía altiva en el centro acompañada por una caja metálica que versaba algo en una escritura totalmente desconocida. En uno de sus lados una traba resguardaba el contenido: un libro. Un libro tan antiguo como la propia Tierra.

En principio no me atreví a tocar nada, pero algo, algo proveniente desde lo más profundo de esa sala, me llamaba, clamaba por mi, me incitaba a tomar los objetos. Ahora emprendo mi viaje en búsqueda de respuestas, alguien, en algún lugar del globo debe saber qué es esto y de dónde viene. La cámara, por su parte, fue cerrada nuevamente, los tres hombres que trabajaron en la excavación han regresado a su vida normal prometiendo no develar jamás la posición de del lugar.

Un lugareño me habló del Profesor Alejandro Dirack, catedrático de la universidad de Tucumán, hombre que, según me dijeron, estuvo en estas tierras hace años buscando “algo”. Hacia allí me dirijo, sé que es una pista arriesgada de seguir, pero este pequeño calamar bípedo puede ser un descubrimiento histórico.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 12, 2009 en Cuentos, En las sombras del Tiempo

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: